Sincronización musical: procesos y beneficios para el artista emergente

Tiempo de lectura de 5 minutos

Sincronización musical

Índice de contenido

  1. ¿Qué es la sincronización musical?
  2. ¿Cómo se emiten las licencias y cuál es el proceso de sincronización musical?
  3. ¿Por qué todo artista emergente debería sincronizar su música?
  4. ¿Cómo trabajan las empresas de sincronización?

La sincronización musical consiste en hacer uso de una creación musical en otro formato,generalemnte en el audiovisual. Se trata de una modalidad muy utilizada, sobre todo en el cine y la televisión que no deja de crecer. Se trata de una actividad beneficiosa tanto para el artista musical que compone la pieza como para el que adquiere la licencia.A continuación, veremos en qué consiste esta modalidad y cómo puede beneficiar al artista emergente.

 

¿Qué es la sincronización musical?

La sincronización de la música es el acto de utilizar un producto musical en un formato audiovisual, como puede ser una serie de televisión, película cinematográfica, spot publicitario, documental o videojuego, entre otros. Para ello, es crucial contar con la licencia o derecho de sincronización del autor de la obra, a pesar de no ser un derecho que recoge la Ley de Propiedad Intelectual. 

Las licencias musicales son los permisos emitidos por el artista para usar un contenido musical con derechos de autor y garantizan la compensación económica por su difusión. Normalmente, cuando el artista firma un contrato de edición musical suele aceptar que el editor autorice las licencias para obtener una mayor rentabilidad económica de la obra. 

En definitiva, para poder sincronizar una canción en cualquier medio, es necesario el consentimiento de dos partes:

  • Por un lado, el de los propietarios de los derechos fonográficos o de masterización de la grabación, que generalmente suelen ser las discográficas o el artista, en caso de que sea independiente.
  • Por otro lado, el consentimiento de los propietarios del derecho de autor o copyright, como son la editorial cuando tiene la autorización del autor o el propio artista que crea la pieza.

Es realmente necesario que los creadores de contenido hagan la sincronización musical una fuente de ingresos y entiendan cómo deben trabajarlo para lograrlo.

El procedimiento para obtener una licencia de sincronización musical se realiza a través de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). 

 

¿Cómo se emiten las licencias y cuál es el proceso de sincronización musical?

Las entidades responsables de emitir licencias de representación pública son la Performing Rights Organizations (PROs), es decir, las organizaciones de derechos de representación, y las Collective Management Organisations (CMOs), organizaciones responsables de otorgar derechos, entre otras cosas. De ahí la importancia de que los músicos y compositores sean miembros de un PRO o un CMO, ya que son los organismos encargados de gestionar las compensaciones económicas de los artistas mediante los contratos.

La sincronización de cualquier obra pasa por un supervisor musical, es quien se encarga de musicalizar cualquier medio visual que necesite audio y la persona que lidia con las compañías editoriales y discográficas para conseguir todos los permisos y licencias, además de negociar la cantidad a pagar por cada derecho. Los precios normalmente los fija el artista, pero suelen variar dependiendo de la popularidad del mismo.

El proceso general de sincronización empieza en la productora de la obra audiovisual, ya que es la entidad que solicita la creación musical en concreto. Una vez se tiene claro el contenido musical, se entra en la fase de negociación para llegar a un acuerdo con ese tema. En el caso de que no se llegue a un acuerdo por presupuestos u otras diferencias, se solicitan alternativas que puedan encajar con la idea principal. Por último, una vez se obtienen las licencias para la sincronización se hace el pitch con todos los datos de la producción audiovisual y la obra musical.

 

¿Por qué todo artista emergente debería sincronizar su música?

Si eres artista sincronizar tu música en cualquier obra audiovisual puede suponer, además de una vía de ingresos más, la forma de aumentar la exposición a más gente. Muchos recurren a ella como herramienta de promoción. Actualmente debido a la explosión de múltiples plataformas de contenidos en streaming como Netflix o HBO, entre otras, se están reportando al sector de las sincronizaciones cada vez más oportunidades.

En resumen, las ventajas ante las que se encuentra el artista al sincronizar la música son:

  • Mayor exposición dependiendo de la repercusión del audiovisual.
  • Acción promocional de la canción. 
  • Aumentar la capacidad de alcance.
  • Rentabilidad de catálogo, cuando el artista es el propietario. 
  • Royalties por comunicación pública, cada vez que la canción se reproduzca.

 

¿Cómo trabajan las empresas de sincronización?

Las empresas de sincronización, como ya se ha comentado anteriormente, son las encargadas de conectar una obra musical con un proyecto audiovisual. El artista acude a estas empresas para ofrecer su contenido musical. A su vez, estos se encargan de toda la gestión de licencias de sincronización, administración y distribución del catálogo.

Empresas que se dedican a la sincronización musical hay muchas y diversas, nosotros destacamos dos. Arual Sound, empresa que se encarga de la gestión integral sonora de un proyecto audiovisual. Cuentan con un amplio catálogo de artistas de música original independiente disponible para licenciar de forma rápida y sencilla.

Sony Music, la compañía discográfica que además de grabar, distribuir y comercializar contenido musical, también tiene el servicio de sincronizar la música de sus artistas en proyectos audiovisuales.